¿QUÉ ES UNA BICICLETA ELÉCTRICA O EBIKE?.


Las bicicletas eléctricas, también conocidas como ebike, pedelec o bicicletas de pedaleo asistido, pueden circular por la vía pública, por el carril bici, etc. y no requieren de un seguro de circulación, permiso de conducir ni carné o similar. A todos los efectos, las bicicletas eléctricas son bicicletas.


LA SEGURIDAD EN UNA
BICICLETA ELÉCTRICA


Ya hemos comentado que las bicicletas eléctricas están pensadas para que la ayuda al pedaleo por parte del motor sea interrumpida cuando alcanzamos los 25 km/h. Ello las hace a las ebikes tan seguras como una bicicleta normal, con la ventaja de tener una ayuda en situaciones comprometidas, como las cuestas. Además, y según el diseño que tengan, se han convertido también en un vehículo de gran importancia para personas con movilidad reducida o aquellos ciclistas veteranos que quieren disfrutar de un paseo en bicicleta con un menor esfuerzo. Si hablamos de seguridad, hay que recordar, en cualquier caso, que según el artículo 47 del Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el Texto Articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, todos los conductores y acompañantes en bicicletas están obligados al uso del casco en las vías interurbanas bajo las condiciones que el reglamento establezca. Esta norma tiene excepciones para el caso de conductores con minusvalías.

Conoce nuestros cascos Helt Pro Aquí


POR QUÉ USAR LA BICICLETA ELÉCTRICA
PARA IR AL TRABAJO


Sin duda tomar el primer paso no es fácil. Sobre todo si nunca has ido en bicicleta o bicicleta eléctrica al trabajo. Las ventajas son muchas, y aunque nuestras Ciudades siguen siendo unas junglas de coches y otros medios de transporte que acechan nuestra seguridad, las cosas están cambiando. Los carriles bicis, limitaciones de velocidad, nuevas infraestructuras para las bicicletas eléctricas, la mayor masa de ciclista y una lenta concienciación de todos está favoreciendo el cambio. No pongas más escusas e inténtalo, te damos las razones para usar la bicicleta eléctrica para el al trabajo.


IR AL TRABAJO EN BICICLETA ELÉCTRICA: MÁS SALUDABLE


Os recordamos que una bicicleta eléctrica o ebike es igual que una bicicleta convencional, salvo que en la bicicleta eléctrica tendremos ayuda al pedaleo cuando las cosas se pongan difíciles!. Y todo esto conlleva que tendremos que pedalear, aunque siempre de manera más amable o agradable. El motor de la bicicleta eléctrica dejará de ayudarnos cuando superemos los 25 km/h. Será por tanto de gran ayuda para subir cuestas, repechos o andar por terrenos poco "agradables". Todo ello conllevará que no nos cansemos tanto, no sudaremos si no es necesario, pero haremos ejercicio. Y en cualquier caso siempre se puede desconectar la batería eléctrica, y con ello, estaremos en el modo bicicleta normal. ¡Dicen los más asiduos al uso de la bicicleta eléctrica, que al final se hace más ejercicio con una bicicleta eléctrica que con una convencional, pues te dará menos pereza coger la bicicleta eléctrica y la terminarás usando más!


AL TRABAJO EN BICICLETA ELÉCTRICA: MEJOR PARA EL MEDIO AMBIENTE


Creo que no hay que aclarar mucho este punto, pero si no lo tienes claro, el uso de la bicicleta eléctrica supone no emitir partículas ni gases directamente al medio ambiente. Sí, evidentemente para cargar la batería es necesario utilizar electricidad que procederá de algún sistema de producción eléctrica que puede generar CO2, o que es renovable. En cualquier caso, poniéndonos en el peor de los casos las emisiones de CO2 indirectas por el uso de una bicicleta eléctrica son en torno a 100-150 g cada 100 kilómetros. Un coche medio expulsa en torno a los 15-20 kg por cada 100 km. Esto supone que la bicicleta eléctrica emite más de 100 veces menos CO2 en el mismo trayecto. Además de ello, hay que considerar la muy reducida emisión de particular pequeñas por desgaste de neumáticos, que en los coches representa uno de los grandes problemas para la salud y la contaminación.



ME PREOCUPA LA SEGURIDAD DE IR AL TRABAJO EN BICICLETA ELÉCTRICA


Las bicicletas eléctricas tienen dos grandes ventajas frente a las bicicletas convencionales:

Movilidad ágil y segura en condiciones difíciles: Cuestas o espacios complicados son fácilmente superados gracias al pedaleo asistido de la bicicleta eléctrica. • Respuesta: las bicicletas eléctricas poseen una mayor capacidad de reacción y potencia ante situaciones delicadas. Gracias al impulso del motor eléctrico podemos acelerar más rápidamente, y salir victoriosos de situaciones complicadas.

Este tema es clave para muchos usuarios, pero unido a la mayor fiabilidad de las bicicletas eléctricas y a las mejoras de infraestructuras en las ciudades, la seguridad de ir al trabajo en bicicleta eléctrica se ha incrementado notablemente.



¿Y SI ME QUEDO TIRADO???


Evidentemente las averías, pinchazos u otros contratiempos los podemos tener, como en cualquier otro vehículo. Sin embargo, las bicicletas eléctricas se caracterizan por la gran fiabilidad y calidades. Se trata de ebikes con ruedas antipinchazos y con mecánica en general de primeras marcas (shimano, Sony, Panasonic, Tektro, Samox, etc.). En cualquier caso, siempre es conveniente llevar con nosotros un pequeño kit de supervivencia para ajustes puntuales. Por otro lado, las baterías de las bicicletas eléctricas duran entre 50 y más de 100 km, más que suficiente para ir al trabajo en bicicleta eléctrica y olvidarnos de cargarlas hasta el día siguiente. Las baterías se pueden quitar cómodamente para recargar en el centro de trabajo o en casa.



¿SI VOY AL TRABAJO EN BICICLETA ELÉCTRICA, AHORRO DINERO?


Las variaciones en precios suelen venir dadas por el tipo de bicicleta eléctrica que necesites: plegable, de paseo, mountain bike, trekking o carretera. Para ir al trabajo en bicicleta eléctrica quizás las propuestas más adecuadas son las bicicletas eléctricas plegables (que nos van a permitir la intermodalidad con otros medios de transporte como el autobús, metro o tren), bicicletas de paseo (por su sencillez ergonómica y comodidad de uso) y las bicicletas de carretera (para los más experimentados). Cualquier otro vehículo cuesta unas cuantas veces más. Además, hay que computar el ahorro por no necesitar uso de combustible. Una bicicleta eléctrica tiene un consumo de en torno a 1 € cada 100 km, aunque hay modelos que en función del modo de uso y dada su gran eficiencia pueden lograr hasta 0,50 € por cada 100 km. El precio de la electricidad en cada momento va a marcar el coste final por cada 100 km, pero en cualquier caso es realmente reducido en comparación con los costes derivados de un vehículo convencional.